top of page

Catarata congénita: Qué es y cómo se trata


Si quieres saber qué es la catarata congénita y cómo se trata, este artículo es para ti. Primero ten en cuenta que una catarata es cuando hay una opacidad en el cristalino del ojo. El cristalino y la córnea forman parte del sistema óptico el cual se encarga de enfocar las imágenes en la retina. Estos deben ser transparentes para que cumplan bien esta función. La catarata se da cuando se pierde esta transparencia por una opacidad parcial o total.


Qué es la catarata congénita:


Cuando hablamos de catarata congénita, nos referimos a que esta se desarrolló antes del nacimiento o en el primer año del bebé. Esto quiere decir que el pequeño presenta una parte opaca en uno o en ambos ojos (opacidad del cristalino).

La catarata congénita puede pasar desapercibida, ya que la baja agudeza visual no es fácil de detectar en los niños, sobre todo si es unilateral ya que puede ver con el otro ojo.


Algunas señales de alerta son: - Estrabismo (desviación de los ojos). - Mancha blanca en el área pupilar. - Fotofobia (hipersensibilidad a la luz). - Leucocoria (reflejo blanco de la pupila). - Nistagmus (movimientos rápidos en los ojos).


Cómo tratar la catarata congénita:


Si has detectado alguna de las señales de alerta, es momento de que saque una cita con un especialista para que el niño sea evaluado.

La primera recomendación es operar al menor lo más pronto posible. Si la afectación de la catarata aún es leve, esta se puede controlar con tratamientos recomendados por un oftalmólogo especializado en cataratas infantiles. La idea es que si el ojo todavía tiene buena visión, se evite al máximo la cirugía y se puedan hacer mejoras con otro tipo de alternativas. Si por el contrario, la catarata es grande y perjudica a la visión, la operación se debe efectuar.


Cuándo se debe operar la catarata congénita


Si el niño fue diagnosticado con cataratas congénitas bilaterales se recomienda operar a las 10-12 semanas de vida y si tiene cataratas unilaterales antes de las 6-8 semanas de vida. Si las cataratas ya están afectando el desarrollo visual, recomendamos operar cuanto antes.


En qué consiste la cirugía de catarata congénita

El objetivo de la operación de catarata congénita es extraerla. Para ello, se ponen en práctica algunas técnicas de aspiración por diferentes vías (anterior o posterior) y se saca de la parte anterior de gel vítreo para evitar que se vuelva a ocupar el eje pupilar por material de cicatrización.

Al extraer el cristalino del ojo, este queda sin capacidad de enfocar (ojo afáquico), por lo tanto, será necesario evaluar algunas soluciones para este problema refractivo:

Gafas: el uso de gafas es la opción más segura y sencilla para los niños, sin embargo, los cristales son muy gruesos por lo que no es la alternativa más estética.

Lente Intra Ocular: antes de la cirugía se debe decidir si implantarlo durante el mismo procedimiento quirúrgico o si se requiere otra cirugía algunos años después para esto. Los lentes intraoculares quedan fijos y no se pueden quitar, por lo tanto, es muy importante evaluar si es necesario ponerlos en los primeros meses de vida o esperar unos años a que el niño ya esté más grande.

Lentes de contacto: son una excelente opción para los niños ya que se pueden ir graduando con los años a medida que van creciendo. Además, su material permite un uso prolongado sin complicaciones.

En definitiva, la detección temprana de la catarata congénita puede evitar daños severos a futuro. Hay que tener en cuenta las señales de alerta ya que no es muy fácil detectarla en bebés y niños. Por eso, es necesario que un especialista evalúe cada caso; no dudes en agendar una cita particular en Clofan, contamos con los mejores especialistas.



12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page