top of page

La salud visual en los niños

La visión es uno de los sentidos más importantes para conocer el mundo. Los ojos son órganos sensibles y expuestos a muchos riesgos. Desde que una persona nace hasta finalizar su vida se debe realizar constantes visitas al oftalmólogo para prevención y cuidado.

En el crecimiento de los niños es necesario estar atentos con las manifestaciones que los ojos proporcionan, para evidenciar problemas o futuras anomalías. Esta será tarea de sus padres y personas a cargo, pues ellos desconocen afectaciones o dificultades en sus condiciones visuales. Por tanto, queremos que conozcas algunos aspectos sobre el desarrollo de su visión.

Primeros meses:

Un recién nacido debería cumplir con una revisión visual dentro de sus primeros exámenes. Posteriormente, será normal que los niños antes de los tres meses de edad realicen lo que se conoce como bizcos, pues sus movimientos son erráticos.

Sin embargo, no es común que el ojo siempre se encuentre en la misma posición por mucho tiempo. Al cumplir sus noventa días de vida el paciente ya debe seguir los objetos con sus ojos sin ninguna complejidad. De lo contrario sería prioridad la consulta al especialista.

Los cinco primeros años de los menores son de gran importancia, pues es cuando la maduración visual se consolida. Las neuronas afianzan sus conexiones y la visita seguida al oftalmólogo no está demás.

Edad escolar:

Se recomienda una visita cada seis meses al oftalmólogo para realizar los exámenes de revisión y prevención. Las consultas cumplen la función de evaluar la agudeza visual con diversos métodos para la evaluación de los niños. El uso de imágenes especiales y las respuestas que ellos dan como mirada preferencial es lo que denota el estado de su salud.

El diagnóstico de anomalías de refracción (hipermetropía, miopía, astigmatismo) es realizado con la ayuda de la proyección de la luz en el ojo del paciente, evaluando las consecuencias de esta acción. Para la movilidad y posición ocular se realizan una serie de ejercicios que permiten determinar las reacciones de los ojos, conociendo su estado.

Así mismo, los ojos rojos en los niños merecen atención y pronto diagnóstico, pues ese síntoma es el primero de varias patologías. Un ojo rojo puede indicar: conjuntivitis, cuerpo extraño, úlcera corneal, herpes ocular, uveítis o tumor.

Juventud:

En esta etapa del desarrollo final del paciente las consultas, como a lo largo de la vida, se deben continuar para su cuidado y prevención. A veces los problemas visuales tienen consecuencias, como la dificultad de atención en sus clases o el sobresfuerzo para realizar tareas cotidianas.  Se debe estar presto para evitar adquirir malos hábitos para la salud visual, los cuales podrían generar graves afectaciones. Algunos de ellos son:

  1. El exceso en el uso de pantallas digitales.

  2. Frotarse los ojos con las manos sucias.

  3. Utilizar lentes de sol sin protección adecuada, solo por moda.

  4. La mala alimentación.

Recuerda que salud visual es sinónimo de constante prevención, por eso siempre debes consultar con los especialistas, cuidarte de los fenómenos de la contaminación, el aumento de la radiación UV, el uso de las pantallas y el clima.

106 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page